Carrito  

producto (vacío)
Formas de Pago

TESTIMONIOS

08-04-2014
PURI
El pedido llegó super rápido en menos tiempo que lo esperabamos.
06-03-2014
Maika
Excelente servicio, rápido, fiable y el producto una maravilla! Sin duda repetiré
14-02-2014
iban
Excelente! una atencion telefonica increible, un trato al cliente de 5 estrellas. sin duda una pagina para comprar recomendable...
29-01-2014
Patri
El pedido ha llegado rapidisimo! En 24h tal y como se pacta pero, he pedido la ciclica de luxe y viene sin la cucharita...
Deja tu comentario
Preparando el parto
Estos son los tres síntomas del trabajo del parto:

Pérdida del tapón mucoso

El tapón se puede perder 2 ó 3 semanas antes de la fecha. Es un flujo espeso, gelatinoso, grisáceo a veces mezclado con algo de sangre pues al desprenderse se puede romper capilares del cuello interno (donde estaba adherido durante el embarazo). Simplemente significa que empieza a madurar. La pérdida del tapón solo tiene importancia si ocurre junto con las primeras contracciones rítmicas, entonces podría ser otro indicio del comienzo del trabajo de parto.


La rotura de la bolsa de las aguas

Cuando el cuello comienza a modificarse suele acumularse parte del liquido amniótico debajo de la cabecita del bebé formando la bolsa de las aguas. Es tan normal que se rompa (saliendo liquido de manera incontrolable) al inicio como en el curso o al final de la dilatación. La mamá debería tener en su casa apósitos estériles y los últimos días llevar uno en su cartera ya que una vez rota la bolsa el camino hacia el bebé está abierto y existe un cierto peligro de infección. Otro "peligro" sería la procedencia del cordón umbilical, es decir que el cordón salga por la vagina antes que el bebé. Esto ocurre casi nunca, pero para prevenir cualquier inconveniente mientras la mamá está en su casa es aconsejable que se quede en la cama acostada o semisentada y solo se levante para tomar una rápida ducha y para internarse. Siempre se tendría que fijar en el olor y color del liquido; que tenga olor a limpio (semen o lavandina) y que sea transparente como el agua, solo puede estar mezclado con algo de sangre que viene del cuello del útero. En caso que el color fuera oscuro (meconio) habría que internarse, lo mismo en el caso muy raro de hemorragia.


Las contracciones rítmicas y sostenidas

El motor del parto es la contracción. Se contrae el cuerpo uterino tironeando sobre el cuello (el esfínter) para abrirlo y empujando al bebé hacia la vagina. Recién cuando estas contracciones se encadenan con un ritmo de cada 5 minutos, son mas largas de medio minuto y su intensidad es tal que la mamá necesita adoptar una actitud especial para aliviarlas, consideramos que empieza el trabajo de parto. Hay que tener presente que faltan (en una primeriza) muchas horas de contracciones que se acercan, se alargan y se intensifican para llegar a la dilatación completa de (10 cm. Que corresponde al diámetro de la cabeza del bebé). De manera que la mamá y su pareja se armen de mucha paciencia, creatividad y ganas de poner en juego todo su potencial psicofísico para acompañar el proceso de parto con respuestas que lo facilitan y alivian y que abren el camino y oxigenan al bebé hasta poder vivir la emoción inolvidable de su tan ansiado nacimiento.